BEAUTY

Uno de mis secretos AntiAging

No solo de cremas, serums, vitaminas y superalimentos vive una piel bonita.

Hay otros procedimientos que debemos realizar si lo que pretendemos es cuidar nuestra piel, oxigenarla y evitar que envejezca prematuramente. Una buena manera de relentizar el proceso de envejecimiento y de evitar que la piel pierda luminosidad es realizarse una LIMPIEZA FACIAL PROFUNDA.

Este procedimiento que se debe realizar solo por un profesional, es fundamental para eliminar células muertas, impurezas e imperfecciones que se pueden formar en nuestro rostro.

También constituye el primer paso para optimizar cualquier tratamiento estético que se desee hacer con posteriormente, ya que facilita la penetración en la piel de los compuestos activos que se aplican en casos de shock ultrahidratantes, tratamientos anti age o previo a peelings mecánicos o químicos, incluso en aquellos tratamientos que utilizan aparatología, como la electroporación, radiofrecuencia, hifu facial, etc. Pero, ¿en qué consiste la limpieza facial profunda? El primer paso que se realiza, luego de determinar tu biotipo cutáneo (tipo de piel), se procede a desmaquillar la piel, después se realiza una suave exfoliación y la remoción manual o con aparatología de los puntos negros que pudieran haber, especialmente en las zonas de mayor formación: la zona T.

Después de este paso viene la aplicación de alta frecuencia con acción bactericida y descongestiva para eliminar lo rojo o irritado de la piel post remoción de puntos negros y luego se aplicará una mascarilla hidratante o descongestiva, para finalizar algún hidratante ligero y protector solar.

 

Besos, Berenice…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: