BLOG HEALTH

#BeautyReport Un “Dulce” enemigo para nuestra piel

El azúcar conspira contra nuestra piel, debemos saber que más allá de deteriorar los dientes o modificar la silueta, esta dulce sustancia daña las fibras de colágeno y, por lo tanto, con el paso del tiempo, promueve la aparición de líneas de expresión y de arrugas.

El azúcar es adictiva, causa inflamación y afecta negativamente la calidad del colágeno a través de un proceso conocido como glicación, la glucosa presente en el azúcar reacciona con las proteínas para formar estructuras glicosiladas, que se van acumulando y terminan por destruir el sostén de la piel, que está compuesto por fibras de colágeno y de elastina. Es un proceso irreversible que termina dañando la elasticidad y la tonicidad de la piel porque esta se torna rígida y luce envejecida. Al causar inflamación de los tejidos la piel se vuelve propensa a brotes de acné y las pieles que padecen de rosácea se podría agravar su condición.

Entonces debemos dejar completamente el azúcar? En el balance está la clave, al cambiar mi estilo de vida, mis necesidades de azúcar no son exageradas, no lo niego puedo comer algún postre que me llame la atención pero no caigo en excesos.

Y así ayudo a mi piel a mantenerse bella y radiante.

Besos,

Berenice

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: